94 674 90 48 inali@inali.comCanal de YouTube
Colaboramos con AER Automation Colaboramos con Kuka Official System Partner Colaboramos con FANUC Robotics Colaboramos con ABB Robotics

Estructura de un robot industrial

11

La mayoría de nosotros hemos pensado alguna vez en el robot ideal: un robot que se pareciera a nosotros, que nos ayudara en nuestros quehaceres, nos acompañase en nuestros juegos…, en definitiva, una máquina a semejanza del hombre.
Sin embargo, el robot que se utiliza en nuestros días no tiene forma humana, sino que surge como una ayuda en la industria, ante la necesidad de aumentar la productividad y mejorar la calidad de los productos, a la vez que se reducen los costes, dejando obsoleta la automatización industrial rígida. Son muy útiles además en trabajos con ambientes peligrosos, como aquellos en que la temperatura es muy elevada o existen sustancias tóxicas. Es una automatización más flexible, adaptable al entorno y de fácil manejo.

Así nace el “manipulador programable” de George Devol en 1956. Poco a poco la imagen y las características del primer robot van transformándose, al hacerlo las formas de control, que pasan por el control por computador hasta los modernos microprocesadores y microcontroladores. Se calcula que actualmente existen a escala mundial más de un millón de unidades trabajando en diferentes sectores.

Características de un robot industrial

Aunque no todos los robots industriales poseen las siguientes características al completo, lo que define un robot industrial puede resumirse en los puntos siguientes:

Un robot industrial suele tener el aspecto de un brazo con diversas articulaciones y con un elemento terminal que es el que realiza las tareas. Este elemento se puede cambiar según la función a realizar. Normalmente es un robot integrado en un entorno con otros robots, maquinaria y su vallado de seguridad, como el mostrado en las fotografías, que ha sido integrado por INALI S.L. para el Laboratorio de Robótica y Sistemas de Producción Integrados de ESIDE (Universidad de Deusto). Tienen un precio y tamaño considerables.

Su funcionamiento se gobierna a través de un ordenador u otro sistema de control que, según el programa o instrucciones que se estén ejecutando, ordena unos movimientos u otros al robot. Este controlador también se encarga de realizar los cálculos necesarios y de las tomas de decisión.

Además, los robots de última generación tienen capacidad para tomar los parámetros del exterior a través de sensores e incluso de tomar sus propias decisiones, por ejemplo, anulando una tarea si detectan que la pieza que movían se ha soltado, o adaptando su recorrido a una plataforma de tamaño variable. Los programas que gobiernan este tipo de robots son así más generales y óptimos, y no necesitan un ajuste cada vez que cambia mínimamente el entorno.

Actualmente son muchas las aplicaciones que se realizan con la ayuda de los robots, tales como carga y descarga de máquinas-herramienta, estampación, fundición, pintura, forja, corte…, pero es la industria del automóvil la que acapara el 60% del parque mundial de robots para realizar tareas que, hasta hace muy poco, eran exclusivas del ser humano.

Clasificación de los robots

Existen diferentes pautas para clasificar a los robots industriales. Aquí vamos a hacerlo en base a la complejidad de las acciones que realizan, lo que lleva consigo una mayor o menor complejidad de su manejo. Según esto podemos dividir a los robots en las siguientes categorías:

  • Manipuladores: son sistemas para operaciones básicas y repetitivas. La secuencia de pasos puede ser fija, aunque permite alterar algunas características, e incluso si es necesario un operario puede tomar el control de la tarea.
  • Robots de repetición o aprendizaje: son aquellos que aprenden una secuencia que previamente ha realizado un operario con la ayuda de un controlador manual y la repiten, lo que se conoce como programación “gestual”.
  • Robots con control por computador: en ellos se dispone de un lenguaje específico adaptado al sistema para confeccionar los programas que luego ejecutará el robot.
  • Robots inteligentes: similares a codos los anteriores pero con la capacidad de tomar decisiones que lo adaptan al entorno, al poseer sensores para la recogida de información.
  • Micro-robots: A un precio más asequible, la estructura y funcionamiento son similares a los anteriores, pero su objetivo es bien distinto. Su fin es educacional, de entrenamiento o investigación.

 

Fuente: Revista Robótica industrial e Inteligencia artificial – ESIDE (Universidad de Deusto) 2004